Boletín

 

 

 

 

 

¿Cómo llego la biblia a nuestro idioma?

 

Resumen “historia de la primera biblia en español”

 

“La Biblia del Oso”, es la primera versión completa de las Sagradas Escrituras al castellano, publicada hace 449 años, esta traducción es considerada una verdadera obra cumbre de la literatura española.

 

La primera edición fue publicación en 1569, y años más tarde, la edición correspondiente a su primera revisión, fue en 1602, esta fue conocida como la Biblia del Cántaro.

 

El nombre de la primera publicación “la Biblia del Oso” es debido al emblema que aparecía en su portada: un oso junto a un árbol, tratando de alcanzar una colmena para beber su miel, logotipo del impresor bávaro Mattias Apiarius. Esta ilustración (inspirada en el Salmo 119:103) se utilizó dado que se quería evitar el uso de íconos religiosos, porque en aquella época estaba prohibida cualquier traducción a lenguas locales de las Sagradas Escrituras, La traducción oficial existía solo en el latín.

 

La traducción fue un trabajo de un monje (jerónimo sevillano) su nombre Casiodoro Reina, y la revisión fue llevada a cabo por su compañero del monasterio de Sevilla, Cipriano de Valera quienes fueron perseguidos en todos los aspectos y sentenciados en ausencia, de modo que tuvieron que huir a país extranjero y emigrar en varias oportunidades. De hecho, Casiodoro no pudo publicar su trabajo varios años más tarde de haberlo terminado.

 

Del trabajo realizado por Reina es importante destacar su valor literario por dos motivos: primero, por la calidad de su lengua, que la convierte en un monumento de la literatura iberoamericana; y segundo, por su extrema fidelidad al original, ya que recoge el tono primordial de las tradiciones hebreas.

 

Por su parte, Valera dedicó 20 años de su vida a la revisión del trabajo de su compañero de claustro. Como resultado, la referida versión salió publicada en 1602 y fue llamada la Biblia del Cántaro, porque en la portada podía verse estampada la imagen de dos hombres: uno que está plantando un árbol, mientras el otro lo riega con agua que sale de un cántaro.

 

Según algunos expertos, esta ilustración fue tomada en alusión al texto bíblico de la Primera Carta a los Corintios 3:6: «Yo planté, Apolos regó; pero el crecimiento lo ha dado Dios».

 

Resumido de:

www.sbch.cl/sitio/2010/historia-de-la-primera-biblia-en-espanol-en-1569/

 

 logo del ITB Valpo CLC logo_hoja.jpg